Historia del Monumento

 

La Memoria de la Argentina de 1910

 – de nuestros padres y abuelos inmigrantes –

debe volver a su Sitio histórico, frente a la Casa Rosada.

 

Además del Monumento de los españoles, la Torre de los ingleses, la Fuente alemana y el de ‘Francia a la Argentina’; los argentinos tenemos el que donaron los inmigrantes italianos a la Nación.

 

Conocido como ‘Monumento a Cristóbal Colón’, es parte de nuestra Historia, pues es símbolo de la Argentina de 1910, y recuerda a quienes construyeron la Argentina del siglo XX: los inmigrantes. Pues todos ellos –italianos y no italianos– y sus hijos argentinos, colaboraron en las colectas para su construcción.

 

Fue costeado con las donaciones de personas de toda clase social: trabajadores y obreros, empresarios y profesionales: todos habitantes de Argentina oriundos del extranjero, y sus familias. Por esto también recuerda a una Argentina unida, sin distinciones de ningún tipo.

 

El Monumento recuerda el origen de nuestra identidad, pues somos mezcla de todas las razas: en 1910, más de la mitad de los habitantes de Buenos Aires era extranjera de origen, y el resto también descendía de la mezcla de españoles y europeos con los habitantes originarios de estas tierras.

 

Según se esculpió en el mármol del lado norte de la columna, el conjunto está dedicado “ … a la Nación anfitriona / en el primer Centenario / de su Independencia.” ( “… alla Nazione ospite / nel primo Centenario / della sua Indipendenza” )

 

Por eso este conjunto escultórico se emplazó allí, frente a la sede del gobierno nacional, para que recordara la diversidad cultural que nos dio origen.

 

El Monumento es único en el mundo: esculpido totalmente en mármol de Carrara, está formado por 15 estatuas –cada una mayor que una persona–, dos bajorrelieves, una cripta interior, y varios detalles ornamentales.

 

Fue diseñado y pensado para estar en ese Sitio histórico: el Parque Colón frente a la Casa Rosada, donde fue colocado hace 95 años

 

El Parque Colón existía desde 1894, abarcaba 8 manzanas: desde Av. Belgrano hasta Av. Corrientes. La Casa de Gobierno miraba hacia el río, y Puerto Madero había sido construido en los terrenos ganados al río, bajo la barranca.

 

 

Su desmantelamiento

 

En abril de 2013, se consideró que este Monumento podía estar ahí o en cualquier otro sitio … quizás no conocían su significado, ni por qué había sido emplazado ahí en 1921 … Lo cierto es que lo desguazaron, sin tener los más mínimos cuidados con una obra de arte semejante. El desmantelamiento llevó 9 meses: comenzó el 29-jun-13 –cuando bajaron la estatua del Almirante–, y continuó de a poco, con el desmantelamiento de la totalidad del Monumento, hasta terminar en marzo de 2014.

 

La intención era clara: se intentaba separar al Monumento de su Sitio histórico, al que pertenece como Memoria de una época: en 1910, más de la mitad de los ciudadanos de Buenos Aires eran extranjeros.

 

La Memoria de nuestros orígenes como Nación, no merece ser arrancada del Sitio histórico que le otorgó el Congreso Nacional en 1907.

 

Sus más de 100 piezas quedaron esparcidas en la Plaza Colón durante 15 meses, hasta que las trasladaron –durante junio y julio de 2015– a otro lugar: el Espigón Puerto Argentino en Costanera Norte.


La cripta del Monumento sigue en pie en su lugar: quedó escondida dentro del pedestal hueco que soporta la estatua de Azurduy.

 

 

Recuperación del Sitio histórico: Parque Colón con su Monumento

 

Dado que la cripta está en pie, es posible volver a encastrar todas las 15 estatuas sobre la misma, con los cuidados que no se tuvieron al desarmarlo.

 

‘Al gran pueblo argentino, ¡ Salud ! ‘, canta nuestro himno … Respetemos nuestros orígenes: la Memoria de la Argentina de 1910, formada por nuestros padres y abuelos inmigrantes.

 

Pues si nosotros no honramos a quienes nos honraron con este Monumento … ¿quién lo hará?

 

Artículos

MÁS DE LA MITAD DE LOS HABITANTES DE

BUENOS AIRES ERAN EXTRANJEROS

Más información